27 dic. 2009

Ariane, treinta años de viajes al espacio



En la Nochebuena de 1980, las puertas del espacio se abrieron a Europa cuando desde la base espacial de Kurú, en la Guayana francesa, despegó por primera vez un cohete Ariane. Era la segunda tentativa del Viejo Continente de conseguir autonomía interestelar, después de que años antes la falta de coordinación hubiera dado al traste con el programa de la lanzadera "Europa", explica a Efe Mario De Lépine, portavoz del consorcio Arianespace, que posibilita los lanzamientos.


A lo largo de estas tres décadas, la familia de la lanzadera Ariane, que va por su quinta versión, ha puesto en órbita 238 satélites de telecomunicaciones en 193 lanzamientos. Sólo este año, el Ariane 5 ha llevado al espacio once satélites, de los que siete eran comerciales, dos fueron las sondas científicas Herschel y Planck, y el último el satélite militar Helios 2B.

El programa Ariane encuentra sus orígenes en 1973, tras la negativa europea a lanzar sus satélites bajo las "inaceptables" condiciones comerciales estadounidenses, señala Lépine. Además, ya se intuían las grandes posibilidades comerciales que dibujaba la carrera espacial, partida que hasta entonces sólo jugaban EEUU y la extinta Unión Soviética (URSS).

A día de hoy, no obstante, Washington y Moscú siguen siendo los únicos con capacidad para enviar naves tripuladas al espacio porque Europa "no ha tomado la decisión política", reconoce Lépine.

La familia Ariane
Con la evolución del Ariane 1 hasta su cuarta versión, llegaron los lanzamientos comerciales en 1982.

El Ariane 4 era también de un cohete en tres etapas, aunque más potente que sus predecesores, propulsado por cinco motores Viking y un motor HM7-B y capaz de colocar en órbita uno o dos satélites con una masa total de 4.900 kilos.

El Ariane 5, el que está en uso actualmente, ha doblado su capacidad y puede transportar hasta casi diez toneladas de peso.

El Ariane 6 atravesará por primera vez la atmósfera entre 2020 y 2025 y su principal aportación sobre el modernizado Ariane 5 ME será que tendrá mayor capacidad de adaptación a las necesidades de los clientes ya que, en estrategia aeroespacial, las decisiones se toman a quince años vista, afirma Lépine.

Será la sexta evolución de una nave espacial treintañera que, en realidad, y al igual que el Viejo Continente, debe el origen de su evocadora nomenclatura a la antigua Grecia

No hay comentarios:

Cualquier consulta y publicación a elfuturoeshistoria@hotmail.com