14 oct. 2010

El misterioso aparato X-37B puede haber cambiado de órbita después de ser descubierto por astrónomos aficionados

El objetivo: que siga siendo un secreto. La Fuerza Aérea de Estados Unidos ha hecho desaparecer en el cielo una pequeña nave, la X-37B, conocida como «baby-shuttle» y que presuntamente se dedica al espionaje, después de que el pasado mayo astrónomos amateurs descubrieran su órbita de forma accidental. Los aficionados no sólo dieron con las coordenadas de un aparato ultrasecreto un mes después del lanzamiento, sino que además, en un golpe al orgullo del Pentágono, las hicieron públicas. Internet se llenó de fotos y vídeos de la nave, e incluso se podía seguir sin problemas su trayectoria en algunas webs. 
 
  y una fortuna nunca confesada puede haber sido demasiado para la Fuerza Aérea norteamericana. Es probable que los responsables del proyecto hayan cambiado la órbita de la nave una vez más, dejando a los que escrutan el cielo con el reto de dar con ella de nuevo.

El X-37B fue lanzado el pasado mes de abril desde Cabo Cañaveral. Fabricado por Boeing, mide casi nueve metros de largo, tiene una envergadura de 4,5 metros y pesa 5.000 kilos. Puede volar de forma independiente durante nueve meses. Más allá de esos detalles básicos, el avión espacial es un misterio. Ningún responsable ha dicho una palabra sobre su auténtica misión. Sin embargo, se sospecha que pueda tener fines militares o de espionaje, algo que parecía corroborar su primera ruta, que lo colocaba sobre Afganistán, Pakistán, Corea del Norte e Iraq, entre otros países, según los hallazgos de astrónomos aficionados. 
 
Durante el período comprendido entre el 29 de julio y el 14 de agosto, el avión cambió su órbita para eludir a los mirones, lo que obligó a los interesados en seguirlo a volver a buscarlo y calcular su trayectoria. Ahora, según publica la web especializada Spaceweather.com, el X-37B ha vuelto a cambiar su ubicación. No pasó por el lugar previsto a la hora prevista durante las noches del 7 al 9 de octubre.
 
Es muy probable que esta desaparición pueda deberse a un cambio de órbit, aunque también puede significar una sencilla prueba de maniobras o que finalmente el aparato se haya acercado a tierra. El «baby-shuttle» se controla de forma remota y puede aterrizar de forma automática, algo que supuestamente hará en la base militar de Vandenberg, en California. Los responsables de la misión se negaron en su día a confirmar la fecha de regreso del aparato.
 
 

No hay comentarios:

Cualquier consulta y publicación a elfuturoeshistoria@hotmail.com