16 nov. 2010

Los axones generan conexiones neuronales de forma natural en monos

Aunque las lesiones medulares tienen, a menudo, duras consecuencias para los que las sufren, en ocasiones se observa una reparación natural que hace que el paciente recupere la movilidad casi por completo. Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de California en San Diego (EEUU) ha descubierto el proceso que acompaña a dicha regeneración espontánea. Esto sería un primer paso para desarrollar un tratamiento que generara la misma respuesta observada de forma ocasional en pacientes que no la experimentan.

Aunque el hallazgo se ha hecho en monos, los autores consideran que es aplicable a humanos, según el neurólogo Ephron Rosenzweig, uno de los autores del estudio, publicado en Nature Neuroscience. Para investigar el fenómeno natural, los científicos provocaron lesiones a 14 macacos a diferentes alturas de la médula ósea y observaron su evolución. El 60% de los primates experimentaron un crecimiento espontáneo de las conexiones entre los circuitos de la médula espinal. Las conexiones surgían de los axones, las prolongaciones de las neuronas que conducen los impulsos nerviosos. 

Los investigadores se sorprendieron del elevado grado de recuperaciones espontáneas, que no se había observado hasta ahora en el modelo tradicional para el estudio de las lesiones medulares, los roedores. "Con lesiones similares, las ratas muestran un recrecimiento mucho menor y, por lo tanto, menos tendencia a recuperar sus funciones".
Rosenzweig explicó que "casi todos" los pacientes de lesiones medulares muestran "algún tipo" de recuperación de su función motora pero que, cuanto más grave es la lesión inicial, más limitada es la recuperación. Esto hace que, en algunos casos, la regeneración nerviosa no sea suficiente para que el paciente vuelva a caminar. 

El investigador considera que el hallazgo en macacos es muy importante para los humanos. "Si podemos descubrir las señales que inician esta respuesta compensatoria, seríamos capaces de crear un tratamiento que aumentara esta respuesta y ayudar así incluso a pacientes con lesiones muy severas", explicó a Público Rosenzweig. 

El optimismo no se acompaña, todavía, de hipótesis claras que expliquen el fenómeno. "Estamos explorando esta cuestión en profundidad, pero aún no sabemos las señales que inician la regeneración", concluyó.

No hay comentarios:

Cualquier consulta y publicación a elfuturoeshistoria@hotmail.com