15 mar. 2010

¿Por qué el VIH no se destruye? Un estudio demuestra que los antirretrovirales no impiden al virus del sida seguir con su actividad

La introducción de la terapia antiretroviral de alta eficacia (TARGA) supuso la supervivencia para las personas infectadas con el VIH que, hasta entonces, morían en pocos años víctimas del sida. Sin embargo, a pesar de que los fármacos mantienen a raya el virus, no consiguen eliminarlo.

Un estudio liderado por científicos del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa y publicado hoy en Nature Medicine revela por qué el tratamiento no cura la infección. La conclusión es que el VIH, además de mantenerse en pequeñas cantidades en el organismo en los llamados reservorios del VIH, conserva también su capacidad infectiva en un pequeño porcentaje.

Los investigadores reclutaron a 69 seropositivos, con el VIH indetectable en los últimos cinco años y que recibían un cóctel estándar de tres antirretrovirales. Un grupo se mantuvo con esa TARGA y a otro se le añadió el fármaco raltegravir, que impide que el ADN del virus se inserte en el de las células infectadas. Los investigadores detectaron ese ADN viral circular en un tercio de los pacientes a los que se les intensificó el tratamiento con raltegavir, pero no en los del grupo control.

Este hallazgo revela que, aunque indetectable, el VIH sigue activo y que, al añadir ese fármaco, su capacidad infectiva se bloquea. Según explicó el director del estudio, el investigador Javier Martínez Picado, "la técnica que permite detectar el ADN viral circular no está disponible en la práctica clínica, pero no es descartable que lo esté en los próximos años".

Los resultados concilian dos teorías sobre por qué la carga viral crece al cesar el tratamiento. Una sostiene que la presencia de cantidades mínimas del virus sigue infectando a las células, a pesar de las medicaciones, y la otra, que habría reservorios de virus latentes que se activan a lo largo de la vida. Ahora se ha visto que no son incompatibles.

El trabajo revela una clave para reorientar las terapias. "Tenemos tres posibilidades para erradicar el VIH: intensificar el tratamiento con raltegavir, activar los reservorios del VIH para que salga de ellos y destruirlo, y la vacuna terapéutica para estimular el sistema inmune", expuso Bonaventura Clotet, coautor del estudio

No hay comentarios:

Cualquier consulta y publicación a elfuturoeshistoria@hotmail.com