6 ene. 2011

La NASA elige '2012' como la película más absurda de la historia

En términos estrictamente científicos -y puede que también cinéfilos- 2012 es la película más absurda de la historia del cine. Así al menos lo creen en la NASA, cuyos expertos han repasado el género de la ciencia ficción buscando los argumentos menos afortunados.

   Varios miembros de la Agencia Espacial Estadounidense se reunieron en California para charlar sobre las películas de ciencia ficción que más se aproximan a la realidad y también sobre las que tienen unas tramas más absurdas o descabelladas. 

   Y si bien encontraron argumentos plausibles como el de la mítica Blade Runner de Ridley Scott o el de la menos conocida Gattaca, la menos conocida Andrew Niccol protagonizada por Ethan Hawke, Uma Thurman y Jude Law, la mayoría de cintas analizadas desde el punto de vista estrictamente científico no salen muy bien paradas. También recibieron los parabienes de los expertos el clásico Metrópolis y la primera entrega de Parque Jurásico.

   La que cuenta con el dudoso honor de tener el argumento más absurdo y rocambolesco es el de 2012, la cinta apocalíptica de Roland Emmerich a la que, al margen de sus variopintos gazapos científicos, los chicos de la NASA culpan de alentar en la población la idea de que el mundo se acaba el año que viene. Un miedo que logró recaudar más de 800 millones de dólares en taquilla el pasado año.

   En el segundo lugar del ranking de las cintas más absurdas está El Núcleo, otra cinta sobre el fin de la vida en el planeta esta vez no provocado por una profecía maya sino por el colapso del centro de la Tierra. Aaron Eckhart y Hilary Swank protagonizaron este despropósito estrenado en 2003.

   El tercer escalón del podio es para una cinta mucho más conocida: Armaggedon. Y es que, desde que se estrenó, al menos una vez al año podemos ver por televisión a Bruce Willis y compañía salvando el mundo del letal impacto de un asteroide a golpe de perforación y explosión. Un proceder nada científico a pesar de que expertos de la NASA aconsejaron a Michael Bay a la hora de elaborar el guión aunque parece que el director de Transformers no les hizo mucho caso.

   Otros títulos que merecen ser reconocidos como barrabasadas científicas por la agencia espacial estadounidense son Volcano (1997), cinta protagonizada por Tommy Lee Jones; Reacción en cadena (1996), con Keanu Reeves, Morgan Freeman y Rachel Weisz; o El Sexto Día (2000) con el 'siempre riguroso' Arnold Schwarzenegger.
Cualquier consulta y publicación a elfuturoeshistoria@hotmail.com